Vacunas

El plan de vacunación pediátrico comienza con una primera dosis de una vacuna multivalente a partir de los 42 días de vida de los cachorros. Se aplican refuerzos de la vacuna administrada con intervalos de entre 21 y 30 días. El plan finaliza cuando el perro tiene por lo menos 120 días de vida y habiendo recibido en este período un total de entre 3 y 5 dosis de vacunas.

En los adultos se aplican refuerzos anuales de la vacuna antirrábica y de las multivalentes durante toda su vida.

La importancia de los paseos diarios

Se debe sacar  a pasear a nuestro perro por dos motivos fundamentales: porque debe hacer sus necesidades con regularidad y porque es importante para que el animal se sienta bien, ya que los perros necesitan hacer mucho ejercicio, además de disponer de algún tiempo para husmear y entrar en contacto con otros congéneres.

Hay muy pocas razas de perros que tengan una escasa necesidad de movimiento. Además, la mayoría de los perros, incluso los más pequeños, necesitan mucho más ejercicio del que practican habitualmente. El tiempo y la frecuencia que debe usted aplicar a los paseos de su mascota dependerán exclusivamente de la raza y del carácter de su perro. Para algunas razas también resultaría conveniente una preparación sistemática y regular del ejercicio, como en el caso de los galgos, por ejemplo. En cambio, para el resto de perros seria recomendable sacarlos de tres a cinco veces al día y, por lo menos, dos de estas salidas tendrían que ser largos paseos de, como mínimo, media hora de duración.  Por lo general, se aconseja que el perro pasee alrededor de dos horas al día.